Manifiesto: Por el fin del Genocidio Migratorio en el Mediterráneo

CIE’s NO, 20/04/2015 

cie estatalLa Campaña Estatal por el Cierre de los CIE, junto con múltiples organizaciones de defensa de los derechos humanos, condenamos el Genocidio Migratorio que se está produciendo en el Mar Mediterráneo y denunciamos:

Que las personas que han perdido la vida tenían diversos motivos para emprender su viaje; entre éstos, huir de conflictos políticos, bélicos y de la propia pobreza. Lejos de ser fenómenos “naturales”, están directamente relacionados con la política exterior de la Unión Europea y sus intereses comerciales.
Que la Unión Europea define a estas personas como “inmigrantes ilegales” para no tener que aceptar las implicaciones de lo que realmente son: potenciales refugiados, niños y niñas, víctimas de diversos conflictos.
Que la mayoría de las personas que se han ahogado deberían haber estado amparadas por la legislación y los tratados de protección internacionales suscritos por los países de la Unión Europea. Ante la imposibilidad de cursar cualquier tipo de solicitud, se ven obligadas a arrojarse al mar para, una vez llegadas a Europa, tratar de conseguir este reconocimiento.
Que la UE ha renunciado a su orientación más humanitaria y respetuosa con los Derechos Humanos para darle, en cambio, una orientación bélica a todo lo que tiene que ver con las migraciones. La mayor responsable de este enfoque es la Agencia Frontex. La Agencia entiende el intento de acceso de las personas como un “riesgo” (literalmente) de violación de las Fronteras. Se dedican millones de euros a sufragar tecnología militar de vigilancia y, en cambio, no se destina ninguna medida al salvamento de personas. Recordamos que la Agencia Frontex ha pasado de tener un presupuesto anual de 5 millones de euros en su origen (2004) a más de 80 millones por año en 2015. El Estado Español destinó en el último lustro casi 290 millones de euros a sellar las fronteras españolas y menos de 10 millones a la acogida de refugiados, una de las ratios más desiguales de la Unión Europea. También ha pagado 50 millones de euros a Marruecos para que construya una nueva valla de concertinas. No faltan recursos, sino voluntad política.
Que la tecnología de Frontex es capaz de localizar las embarcaciones, pero resulta absolutamente incapaz de salvar a las personas. Por prioridades políticas, se invierte el dinero en el control de personas pero no en su salvamento.
Que el Ministro de Interior, Fernández Diaz, es responsable directo de legitimar estas muertes, pues considera que salvar vidas en el Mediterráneo puede generar un efecto llamada. Es decir, según el Ministro, hay personas que hoy tienen que morir para que un posible efecto (sin una relación causal clara) sea evitado. El verdadero efecto llamada no es Salvamento Marítimo. Más bien estamos ante un efecto directo de expulsión, consecuencia de las políticas Europeas en África. Afirmaciones como las del Ministro deberían tener consecuencias legales.
Que no es tolerable aceptar que “otra embarcación se ha hundido”: hay toda una cadena de responsabilidades que han de ser investigadas, esclarecidas y, en su caso, juzgadas. Se ha de evitar que vuelva a suceder, mejorando los protocolos de salvamento.
Que es inadmisible la hipocresía del Presidente del Gobierno cuando indica que “Ya no valen las palabras, hay que actuar” en relación a las muertes del Mediterráneo. Desgraciadamente, naufragios como éste suelen servir para lanzar medidas que dotan de más medios a Frontex sin cambiar un ápice su errática concepción de las migraciones (como una amenaza y un riesgo) y su lógica bélica. En otras ocasiones, se han dado respuestas de intervención directa en los países de origen: bien condicionando sus “ayudas al desarrollo” a la colaboración en la represión de las migraciones o bien con intervenciones diplomático-militares que generan aún más desplazados. Ambas opciones suponen precarizar aún más la experiencia migratoria y aumentar los naufragios en el Mediterráneo, el mar más mortífero del mundo.
Que es necesaria la inversión en un programa europeo de salvamento marítimo acorde a la envergadura del problema, paralela a una reducción de la financiación de programas, operaciones y tecnologías que militarizan la frontera.
Que se hace necesaria la realización de un programa de identificación y memoria de las víctimas, y de repatriación de los cuerpos a sus familias.
La tragedia como género literario hace referencia a cómo los personajes son enfrentados contra el destino de los dioses con resultados de muerte o infortunio. Lo que ha ocurrido el domingo en las aguas del mediterráneo, sin embargo, está lejos de poder considerarse como tal: no son tragedias inevitables, es una responsabilidad de la Unión Europea
Por el fin de las muertes en el Mediterráneo.
Por el fin del Genocidio Migratorio #GenocidioMigratorio 
19 de abril de 2015
Campaña Estatal por el Cierre de los CIE
Grupo de Trabajo Campaña Estatal por el Cierre de los CIE

¿Ha cambiado algo la situación sanitaria en los CIE tres años después de la muerte de Samba?

Centro de Internamiento de Extranjeros de Madrid. Foto: E. C.La muerte de Samba Martine consiguió remover conciencias pero sin que hasta el momento haya implicado cambio alguno. Es la síntesis que se puede trazar cuando se pregunta a distintas organizaciones -Plataforma CIE No, Médicos del Mundo y Pueblos Unidos- sobre las condiciones en las que se presta actualmente el servicio médico en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) tres años después del fallecimiento de la congoleña mientras permanecía retenida en uno de ellos. Su caso está  siendo investigado por un juzgado madrileño después de que la Audiencia Provincial ordenara retomar las pesquisas al entender que su muerte podría haberse evitado.

El 3106. Ese número servía como nombre y apellido para Samba Martine  mientras estuvo retenida en el CIE de Aluche (Madrid). Allí llegó tras ser trasladada desde el CETI de Melilla, donde permaneció tres meses hasta que las autoridades consideraron que el recinto se había quedado pequeño para tanta gente. Murió el 19 de diciembre en un hospital madrileño después de haber visitado el consultorio médico del CIE hasta en doce ocasiones al sentir diferentes molestias y no recibir el tratamiento adecuado. Los facultativos subestimaron la gravedad de sus dolores: era portadora del VIH.  En el tercer aniversario de su fallecimiento, la pregunta sigue flotando en el aire: ¿ha cambiado algo?

Las entidades sociales que tratan a menudo con inmigrantes creen que sirvió para sensibilizar a la sociedad sobre una realidad que por aquellas fechas no había saltado a la escena pública. Pero más allá de espolear un debate, todas coinciden en que los avances prometidos son un espejismo. En España hay nueve Centros de Internamiento de Extranjeros, la mayoría, dicen las ONG, saturados y con unas condiciones donde no se respetan los derechos humanos.

Noticia completa.

Vulneraciones de Derechos Humanos en la frontera sur–Melilla.

Informe de la Comisión de Observación de Derechos Humanos (CODH). Julio de 2014
  • Campaña Estatal por el Cierre de los CIE (Centro de Internamiento para Extranjeros)
  • Coordinadora Estatal para la Prevención de la Tortura
  • Grupo de Acción Comunitaria
  • Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos (OSPDH) de la Universidad de Barcelona

CODH-MelillaDDHHEn el marco de las “II Jornadas de Frontera Sur, Melilla y DDHH” organizadas por Asociación Pro Derechos De La Infancia (PRODEIN), una Comisión de observadoras y observadores de derechos humanos formada por integrantes de la Campaña Estatal por el Cierre de los CIE, de la Coordinadora Estatal para la Prevención y Denuncia de la Tortura, del Grupo de Acción Comunitaria y del Observatorio del Sistema Penal y Derechos Humanos de la Universidad de Barcelona, en adelante la CODH, realizó una visita de observación de derechos humanos en Melilla durante la primera semana de julio de 2014.
A raíz de dicha visita se ha elaborado el presente Informe, que pretende sistematizar lo observado con respecto a vulneraciones de derechos, así como denunciar las graves violaciones de derechos humanos que se producen en la Ciudad Autónoma de Melilla y proponer estrategias jurídicas y políticas que las impidan.
Este informe se ciñe a las observaciones realizadas los días 4 al 6 de julio, contextualizado la información respecto la evolución de la problemática en los últimos meses. Sin embargo, queremos remarcar que lo que se denuncia no son situaciones puntuales o excepcionales, sino que son norma y práctica común en el ciclo de represión de personas y violación de derechos que se produce sistemáticamente en la Frontera Sur, paradójicamente amparado por la aplicación de las políticas de extranjería y control de fronteras de la Unión Europea, con la colaboración de los países vecinos.

Informe completo.